¿Se aproxima una NUEVA edad de hielo?


Una corriente oceánica que comienza a fallar provoca temores de otra catástrofe climática.

 

 

La corriente oceánica que proporciona a Europa occidental su clima relativamente benigno ha comenzado a vacilar, generando el temor de que pueda detenerse totalmente y hundir al continente en una mini edad de hielo.

 

 


El dramático descubrimiento proviene de un estudio de la circulación oceánica en el Atlántico Norte, el cual encontró una reducción del 30% en las corrientes cálidas que transportan el agua hacia el norte desde la Corriente del Golfo.

Esta reducción, que ha sido predicha desde hace tiempo como una de las consecuencias posibles del calentamiento global, dará una renovada urgencia a las charlas intergubernamentales en Montreal, Canadá, que se llevarán a cabo esta primera semana de diciembre de 2005 como sucesoras del Protocolo de Kyoto.

                           
 

No es una interrupción momentánea

”La_corriente_del_Golfo”

La corriente del Golfo. Crédito: A. Uriarte Cantolla
El Atlántico Norte está dominado por la Corriente del Golfo, es decir, las corrientes que llevan hacia el norte el agua cálida proveniente de los trópicos.

Alrededor de los 40º norte (la latitud de Portugal y de Nueva York) la corriente se divide. Una parte del agua se dirige hacia el sur en una corriente superficial conocida como un giro sub-tropical, mientras que el resto continúa hacia el norte, provocando vientos cálidos que aumentan las temperaturas europeas entre 5 y 10ºC.

Pero cuando el equipo de Bryden midió el flujo de calor norte-sur durante el año pasado, utilizando una serie de instrumentos diseminados por el Atlántico desde las islas Canarias hasta las Bahamas, descubrieron que la división de las aguas parecía haber cambiado desde estudios previos realizados en 1957, 1981 y 1992. A partir de la cantidad de agua del giro sub-tropical y de la corriente profunda dirigida hacia el sur, calculan que la cantidad de agua cálida que se dirige hacia el norte ha disminuido en aproximadamente un 30%.

Cuando Bryden agregó datos no analizados previamente, recogidos por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica del gobierno de los EE.UU. en la misma región, descubrió un patrón similar. Esto sugiere que sus mediciones de 2004 no muestran una simple interrupción momentánea, y que la mayor parte de la disminución ocurrió entre 1992 y 1998.

Los cambios son demasiado grandes como para ser explicados por el azar,  “Creemos que los hallazgos son muy firmes”.

 
Anuncios

3 comentarios

  1. ulises

    que interesante que es esto no sabia el peligro que corremos

    22 diciembre 2011 en 6:34

  2. Paco

    Hola Elena!,
     Me alegra ver que vuelve a la actividad tu espacio, un abrazo y te seguiré atentamente 🙂

    30 marzo 2007 en 19:01

  3. BoDhi

    Muy bueno todo lo que pones!
    La verdad es que muy poca gente en este mundo percibe todo lo que pasa a nuestro alrededor….Un abrazo
    ♠Laura♠

    29 marzo 2007 en 16:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s