ANIMALES EXÓTICOS COMO COMPAÑIA – UN ERROR


Exotarium, un albergue de animales exóticos
 

De la misma manera que un gato o un perro son parte de la familia, los animales exóticos han conseguido hacerse un hueco en nuestro hogar. El problema surge cuando nos damos cuenta de que los cuidados demandados por estas peculiares mascotas distan de las necesidades diarias de los animales domésticos tradicionales. Ser propietario de un animal exotico exige responsabilidad pero también cierta profesionalidad, por lo que resulta esencial que no nos dejemos llevar por el capricho a la hora de decidir cuál será la mascota con la que compartiremos nuestra vida.

                                     

Una de las consecuencias negativas que se deriva de una mala elección es el abandono, sólo que cuando se deja a su suerte a un ejemplar exótico, los efectos de esta negligencia van más allá de un daño contra el animal: las repercusiones de esta indeseable acción afectan al propio equilibrio del ecosistema. Exotarium nació con el fin de recoger a todos aquellos animales exóticos que son abandonados y también, a los que llegan a España y son decomisados en los aeropuertos.

Un centro de rescate
Según el convenio de Washington, suscrito por España en 1987, se debe contar con un centro de rescate de fauna exótica en el que se ampare a los animales procedentes del tráfico ilegal. Casi 20 años después, esta figura sigue sin establecerse en nuestro país. Luis Miguel Domínguez, naturalista y conocido director de documentales, invirtió una gran cantidad de recursos propios para levantar el actual Exotarium en una nave existente en Titulcia (Madrid). Este recinto ya disponía de núcleo zoológico y una valoración de impacto medioambiental porque, en un principio, tenía expectativas comerciales relacionadas con la exhibición y la divulgación.

 
 
 

Enseguida se comprobó que una iniciativa de este tipo necesitaba de apoyos externos para sobrevivir. En un primer momento, se recibió ayuda de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, si bien este acuerdo está actualmente pendiente de renovación. Hoy, el actual Exotarium está a punto de abrir sus puertas al público y así, poder sufragar con el precio de la entrada unos gastos que deberían correr a cargo de la Administración. Y es que recrear un hábitat natural para que estos inquilinos tan especiales se encuentren como en su lugar de origen es complicado y costoso.

 
 
 

Según Jose Luis Méndez, veterinario de Exotarium, “la nave está climatizada y tiene una temperatura constante porque la mayoría de los ejemplares son tropicales, lo cual encarece el mantenimiento”. En este sentido, son muchos los parques zoológicos que han renunciado casi por completo a acoger este tipo de especies porque son incapaces de hacer frente al consumo energético, la alimentación o el personal requerido: los fondos previstos en el convenio sirven para que estos parques acojan a los ejemplares indocumentados, pero estos fondos no llegan nunca.

   
 
 

Las especies invasoras
Cuando un animal que no comparte nuestro hábitat es dejado a su suerte, éste trata de sobrevivir aclimatándose a nuestro medio, ocupando un lugar en el ecosistema que va a desplazar a otras especies que estaban antes. Este fenómeno responde a la problemática de las especies invasoras, es decir, una amenaza para la biodiversidad del planetay para el propio animal sin duda… 

 
 
 

Los animales huérfanos que llegan hasta Exotarium padecen estrés y, en muchos casos, sufren heridas que demuestran la falta de interés de los que un día los adquirieron. “En la mayoría de los casos, mueren porque la gente no les da los cuidados que necesitan; tampoco es que en la tienda lo expliquen adecuadamente, pero es tan fácil como leer un libro o preocuparse por recabar la información necesaria”,  HAY QUE APELAR AL SENTIDO COMUN A LA HORA DE ADQUIRIR UN EJEMPLAR EXOTICO 

 
 
 

En cuanto a las partidas interceptadas en los aeropuertos, el veterinario de Exotarium nos confiesa las alternativas. “El procedimiento habitual -y más barato- es la eutanasia… son miles los animales que se sacrifican” La otra solución es la repatriación, con lo que se inserta de nuevo a estos animales en el circuito de exportación e importación contaminado, al margen del riesgo para la salud que entraña ir de un sitio a otro. Por eso, amparar a estos viajeros ilegales en un centro de rescate como el que anuncia el citado convenio sería la solución perfecta.

 
 
 

Un ser vivo
No existe cultura de animales exóticos en nuestro país. 
la gente que adquiere una iguana o un loro lo hace por moda o porque el pequeño de la familia insiste a sus padres en tener un reptil por puro capricho. 

hay que consciente de que está tratando con un ser vivo”.

 
 
 

El caso de las psitácidas es especialmente inquietante: está comprobado que son las que más sufren en cautividad y se sabe que son animales de un sólo dueño.  “si se les cambia de dueño, les puede costar la vida”. Los simpáticos loros adoptan ciertas costumbres y consideran a sus dueños como su familia porque son animales sociales. En los establecimientos se pasa por alto avisar a los compradores de la longevidad de estas aves, que pueden sobrepasar a sus dueños.

 
 
 

El peligro de las modas
La confusión respecto al lugar que ocupan las especies exóticas en la sociedad actual llega a límites alarmantes. “Hemos encontrado tortugas de caparazón blando nadando en la Albufera de Valencia, un kinkajú que se escapó de un barco colgado de un árbol en los alrededores de la costa coruñesa…” Todos los ejemplos que expone el veterinario de Exotarium no dan una idea de lo equivocada que está la gente.

 
 
 

Los establecimientos donde se venden animales exóticos ponen en práctica, según los responsables de Exotarium consultados, “la picardía de no informar para vender más”. Sin embargo, se hace necesario profesionalizar la tenencia de este tipo de especies para evitar desastres ecológicos. Estas prácticas demuestran como “toda una industria sobrevive haciendo daño a un ser vivo”.

 
 

El mensaje final transmitido desde este centro de rescate es que los lugares con especies en cautividad sean capaces de colaborar en la defensa de las especies en peligro de extinción ,

                                                                                                     

Chinchillas, perritos de la pradera, mofetas, mapaches, kinkajúes, coatíes, conejos, tarántulas, caimanes, cerdos vietnamitas, loros, buitres, tucanes, guacamayos, cíclidos, pirañas, boas constrictor, pitones regius, crótalos (serpientes de cascabel), mambas verdes, cobras egipcias, iguanas, tortugas de Florida… más de 200 animales reunidos en un espacio donde comprobar lo grande que es la fauna exótica… y lo irresponsable que puede llegar a ser el hombre.

    

no compremos animales exóticos se quedan miles de ellos muertos por el camino evitemos su sufrimiento desde el principio ,sino hay demanda no hay mercado de especies, sin contar el peligro que supone la mala tenencia de un animal

como por ejemplo las serpientes que las venden con un tamaño entre 50 cm y al cabo de dos años no nos caben en el salon…y cuando vemos que van creciendo no se nos ocurre nada mejor que soltarlas en el primer campo que encontramos…

http://www.misanimales.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s