POR UN COMERCIO JUSTO


COMERCIO CON JUSTICIA

¿ Cómo negocian los países? ¿Y quién gobierna el comercio mundial?

Si alguna vez te has planteado estas dudas, puedes haber oído hablar de la Organización Mundial del Comercio (OMC). La OMC es la única organización global que se ocupa de las reglas del comercio entre países. En ella 150 países se reúnen y discuten para conseguir el acuerdo mundial que más les favorece. Lo bueno de este sistema es que permite a los países pobres unirse y proteger sus intereses comunes.

La última ronda de negociaciones llegó a una parada complicada en julio de 2006 porque Europa y Estados Unidos no se pusieron de acuerdo en varios temas, y los países en desarrollo se mantuvieron unidos para reclamar un acuerdo más justo. Se dice que las negociaciones volverán a empezar este verano, pero mientras tanto en el mundo se ha producido un enorme crecimiento del número de acuerdos regionales comerciales.

Cada uno de los países y regiones más ricos, especialmente Estados Unidos y Europa, presionan para lograr su propia negociación comercial con los países pobres, y esto amenaza con profundizar la pobreza.

Hay tantas negociaciones comerciales en marcha que están creando un laberinto de convenios entremezclados y que aumenta los costes del comercio porque cada uno tiene sus propias reglas. La imagen del comercio mundial se parece más a una fuente de espaguetis que a un sistema organizado.

Están tratando de convencer a los países pobres de que estos acuerdos comerciales mejorarán las vidas de sus pueblos. Pero los tratados regionales están llenos de reglas trucadas que favorecen los intereses de los países ricos y las grandes empresas. Muchos acuerdos regionales ya firmados han destrozado las vidas de personas pobres. Sus testimonios son sobrecogedores.

Los acuerdos regionales dividen a los países en desarrollo y minan la fuerza que tienen en la OMC. Oxfam cree que es tiempo de que cambie la marea y de que los países pobres resistan las presiones de los ricos y se nieguen a firmar malos acuerdos. . El comercio es esencial para que las personas pobres puedan, con su trabajo, salir de la pobreza, y necesitamos estar seguros de que las reglas funcionan a su favor, no al de grandes empresas y países que ya son suficientemente ricos.

EL COMERCIO JUSTO Y TU

Antes de que termines de desayunar esta mañana, habrás dependido de la mitad del mundo.”
– Martin Luther King

Una reflexión interesante. Y también deprimente, cuando te das cuenta de que todas las personas de las que has dependido para obtener tu café y tu muesli están siendo explotadas y oprimidas, casi con toda seguridad, por el injusto equilibrio de poderes existente en el comercio mundial.

http://www.comercioconjusticia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s